jueves, 10 de diciembre de 2009

Tercer articulo:"ESTRATEGIAS PARA TRABAJAR CON EL NIÑO HIPERACTIVO EN EL AULA"





Para empezar a tratar este tema, cabe insistir en la responsabilidad del docente al emitir un juicio sobre la conducta de sus alumnos. Hay maestros que, sin preparación o conocimiento alguno, tildan a sus estudiantes de hiperactivos, solamente porque son niños inquietos.

Recordemos que el docente no es la persona adecuada para emitir un “diagnóstico” sobre un alumno. Si sospecha que un niño tiene algún problema grave, debe pedir la intervención del psicólogo educativo. La inquietud y la falta de atención pueden ser síntomas de distintos trastornos que sólo un experto sabrá distinguir.

Para trabajar con los alumnos a los que un experto haya diagnosticado hiperactividad, el maestro debe capacitarse y obtener toda información necesaria para reconocer y entender los mecanismos psicobiológicos de este trastorno.

Además, el centro educativo tiene la obligación de preparar y asistir al profesor que va a trabajar con niños hiperactivos, debe proveerle de información, apoyo psicopedagógico y el material que sea necesario para que pueda hacer una buena labor.

Con estos antecedentes, presentamos algunas estrategias de utilidad para poner en práctica en el aula:


El ambiente físico:


El niño con hiperactividad requiere de más atención, por lo que se sugiere que integre un grupo reducido de alumnos y así el maestro podrá darle el tiempo y el cuidado necesario.

El espacio físico debe ser ordenado y armónico. Evite que el niño hiperactivo se siente frente a muchos distractores o estímulos visuales, como por ejemplo: carteles con imágenes, ventanas al exterior, etc.

Procure que los compañeros que se sientan cerca del niño hiperactivo sean niños tranquilos, que no lo distraigan.

Pida al niño hiperactivo que ordene y limpie su propia mesa al iniciar y terminar un trabajo. Es importante habituarlo a mantener el orden.

Acuerdos previos:

Explique al niño, claramente y en privado, qué conductas se esperan de él y por qué. Use situaciones cotidianas como ejemplo de lo que quiere conseguir. Algunos objetivos que podría plantearle son los siguientes:

Mejorar su capacidad de concentración. Explique, por ejemplo, que al pintar un dibujo, debe terminar la actividad bien y procurar que todo quede pintado. Marque tiempos para terminar la tarea.

Puede iniciar la clase con ejercicios de respiración y relajación con todo el grupo, para favorecer la tranquilidad.

Controlar sus conductas impulsivas. Por ejemplo, pídale que en lugar de gritar lo que se le ocurra en cualquier momento, levante la mano.

Mejorar la interacción social. Por ejemplo, recuérdele que en lugar de quitarle el borrador al compañero de al lado, debe pedírselo prestado. Estas pautas de conducta deben ser generales y conocidas por todos los niños.

Explíquele qué sucederá si no observa la conducta requerida. No se trata de amenazarlo sino de establecer un código que se pueda usar para llamarle la atención sin que el grupo se entere. Por ejemplo, advertirle que si está hablando a gritos e interrumpiendo, usted le pondrá la mano en el hombro para recordarle el compromiso que han hecho.


Preparación de clase

Tenga en cuenta que el niño con hiperactividad se fatigará más rápido que el resto de niños pues su capacidad de atención es menor. Aunque no siempre es posible, trate de preparar actividades alternativas, de menor duración para él.

Incorpore a las actividades del niño abundante material táctil con el que se puedan hacer ejercicios prácticos para mejorar la comprensión.

Elabore registros diarios para anotar sus observaciones sobre la conducta y el trabajo del niño. Revise y comente estos registros con él. Siempre haga hincapié en los logros, es fundamental reconocer las cosas que ha hecho correctamente.


Día a día


Trate de que las órdenes que le da sean simples y breves, mantenga el contacto visual mientras le habla.

Después de darle la orden, puede pedirle que repita en voz alta lo que debe hacer, pero cuide de no hacerle repetir todo, todo el tiempo.

Evite insistir en lo que el niño hace mal o en llamarle la atención públicamente.

Exija pequeñas cosas. Si han acordado que debe terminar los trabajos, supervise exclusivamente eso. Ya llegará el momento de pedirle que mejore la letra y la presentación, pero no acumule exigencias.

Premie las conductas positivas y las pequeñas tareas bien realizadas. Son recomendables los refuerzos sociales como una felicitación pública, una caricia en la cabeza o un aplauso de la clase. También le puede ofrecer alguna distinción como pedirle que le ayude a borrar el pizarrón o a traer los cuadernos.

Al confiarle un encargo o una responsabilidad, no permita que deje esa actividad inconclusa. Solo si cumple satisfactoriamente, usted le demostrará su confianza haciéndole otro encargo.

Trabaje la integración con el grupo e insista en valores como el respeto y la tolerancia. Permítale participar en todas las actividades grupales, siempre recordándole cumplir las reglas. No siempre será usted quien deba insistir en ellas, generalmente, los mismos niños se encargan de vigilar la conducta de sus compañeros y de recordarles las reglas establecidas.


Análisis


Parafraseo:

Este artículo es bastante interesante ya que nos informa acerca de las estrategias que debemos realizar cuando tenemos alumnos con hiperactividad dentro del aula.

Este es un tema muy actual e importante ya que a nosotros con docentes nos tocará en muchas oportunidades tratar con niños con estas características.

Si bien es cierto son los docentes los encargados de poner ojo para detectar este tipo de casos hay que tener muy en cuanta que no son estos los especialistas para diagnosticar estas patologías, solo tenemos la misión de alertar a la familia del alumnos para que acuda con algún profesional que ayude al niño.

El autor nos entrega diversas estrategias para ayudarnos dentro del aula y así apoyar desde nuestras posibilidades a mejorar la conducta de nuestros alumnos con hiperactividad.

Entre estas cosas podemos recalcar no exponerlos a distractores que puedan llamar su atención y desconcentrarlos de la clase, sentarlos con alumnos tranquilos que no incentiven el desorden, hacerles ordenar su banco para habituarlos al orden etc.

Sin embargo hay otras estrategias que son muy importantes para los alumnos hiperactivos y estas son las que tienen que ver con la motivación del alumno, aquí el docente puede destacar las actividades que el alumno realice correctamente, e incentivar sus buenos comportamientos con reforzadores positivos, ya sean aplausos y reconocimientos en público.

Algo muy importante para estos alumnos es que el profesor esté siempre muy preocupado de su conducta, es por esto que es recomendable que estos niños se encuentren en cursos relativamente pequeños, así la atención será más personalizada y efectiva.

El artículo finaliza con recomendaciones importantes como integraciones grupales e inculcar valores como el respeto y la tolerancia. Además de tratar de acudir a los mismos compañeros del alumno para ayudar en este proceso.

Citas de autores:

“El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío”.

Horace Mann

“Aprender es como remar contra corriente: en cuanto se deja, se retrocede”.

Edward Benjamin Britten

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón”.

Howard G. Hendricks

“Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo”.

Richard Whately

“Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo”.

B.B. King

“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”.

Pitágoras

“El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, y no para se gobernados por los demás”.

Herbert Spencer

“La parte más importante de la educación del hombre es aquella que él mismo se da”.

Walter Scott

“Uno de los principales objetivos de la educación debe ser ampliar las ventanas por las cuales vemos al mundo”.

Arnold H. Glasow

“El secreto de la educación es enseñar a la gente de tal manera que no se den cuenta de que están aprendiendo hasta que es demasiado tarde”.

Harold E. Edgerton

“La educación, más que cualquier otro recurso de origen humano, es el gran igualador de las condiciones del hombre, el volante de la maquinaria social”.

Horace Mann

“Educación es lo que la mayoría recibe, muchos transmiten y pocos tienen”.

Karl Kraus

“La tarea del educador moderno no es podar las selvas, sino regar los desiertos”.

Clive Staples Lewis

“Las enseñanzas orales deben acomodarse a los hábitos de los oyentes”.

Aristótele

Conclusión:

Creo que este tema es muy pertinente, ya que en mas de una oportunidad nos tendrá que tocar como futuros docentes tratar con niños hiperactivos y es de suma importancia que nos capacitemos para trabajar de la mejor manera con ellos.

Si bien es cierto no es de nuestra competencia diagnosticar estos casos, sí es nuestra responsabilidad dar alerta cuando un niño muestre ciertos indicios, no basta solo con que el alumno sea desordenado, debe además mostrar otras características que nos den a conocer su patología.

Por lo tanto para finalizar creo pertinente que cada docente se preocupe de su capacitación para que cuando llegue el momento sea capaz de actuar de la mejor forma posible ante cualquier eventualidad.

RUBRICAS/PUNTOS

1

2

3

4

5

1

Presento un texto que trata los temas desde una perspectiva educativa y es de mucho interés. (esto por que todos mis compañeros y compañeras están invitados a leer mis textos y comentarios)

X

2

Presento un texto que tiene una extensión mínima de al menos el equivalente en Word a 3 hojas de oficio. (el máximo no está regulado)

X

3

La presentación la he realizado de tal manera que sea de fácil lectura (respecto al color, tamaño y diseño de la letra) y se puede distinguir con claridad, en la presentación, el texto de mi análisis.

X

4

Le he incorporado al texto algunos gráficos o dibujos o fotografías alusivas al tema tratado, pues considero que esto invita a una lectura más amena y denota más interés por parte del o la autora del blog (y he incorporado mi propia fotografía)

X

5

Inicio mi análisis planteando como yo entiendo lo desarrollado por el autor (parafraseo)

X

6

Durante el análisis planteo con claridad mis planteamientos, críticas, puntos concordantes o discordantes con el autor/a.

X

7

Durante el análisis utilizo frecuentemente el recurso “citas de otros autores” para reforzar lo que he planteado yo, o algún punto que considero importante tratado por el autor del texto.

X

8

Las citas que utilizo son de diversas fuentes, tales como, otros autores buscados por mi, autores o ideas tratadas en clases, citas de presentaciones o disertaciones de mis compañeros, citas de artículos anteriores, etc.

X

9

Realizo en mi análisis aplicaciones o referencias a nuestra realidad educativa si es un texto extranjero, o a realidades educativas que yo he vivenciado para explicar con un sentido contextual el texto presentado.

X

10

En el último punto del análisis presento una síntesis de lo que he querido expresar, a modo de conclusión.

X

Suma parcial de puntos de cada columna:

8

40

Mi suma total de puntos, según la suma parcial anterior, es de…48…puntos.

La nota de mi autoevaluación es: 6.7


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada